La primera cosa que tienes que entender es que en el estado de Florida tú tienes los mismos derechos que la mamá tiene, y tenemos que trabajar juntos para que usted pueda utilizar esos derechos. No puedes simplemente pensar -Oh, no voy a hacer nada-. Tú tienes que ir a la escuela de los chicos y estar dentro de sus vidas, así trabajamos juntos y creamos un plan para tu caso.